miércoles, 15 de octubre de 2008

Corazón


El estado de salud de la primera mujer con un corazón artificial en Uruguay se agravó y ahora necesita urgente un corazón humano para seguir viviendo. La Asociación de Trasplantados lanza hoy una campaña para fomentar la cultura de donación.

Pasaron 41 días desde que Fati Arostegui fue intervenida para colocarle un dispositivo de asistencia biventricular, un complejo aparato que cumple con las funciones de bombeo de sangre al organismo que su propio corazón ya no puede realizar por sí solo.

El mecanismo -pionero en Uruguay- le salvó la vida y la mantuvo estable a la espera de un corazón humano que todavía no llega.
Hoy la situación se complicó debido a una infección y diversas hemorragias internas. La espera se transformó casi en pedido desesperado: sin un trasplante urgente, la vida de Fati está en serio riesgo.

"Es la única salida. Hay que conseguir un corazón para que Fati siga con vida", dijo a El País Uruguay Russi, director técnico del Sanatorio Americano, centro sanitario donde se realizó la intervención y en donde la paciente se encuentra ahora internada.

El médico explicó que el tiempo corre en contra del estado de Fati. "Normalmente en Estados Unidos cuando se coloca a una paciente un dispositivo de este tipo, a la tercera semana ya aparece un corazón para hacer un trasplante, acá es más complicado", señaló Russi.

Pablo Márquez, el esposo de Fati, ya sabe bien lo difícil que es esperar algo que no llega. "Conseguir un corazón no es conseguir un remedio", se lamentó en diálogo con El País.
"La está pasando muy mal, en una situación crítica. Está viviendo gracias a ese corazón artificial, pero en un estado bastante delicado", agregó Márquez sobre la situación de su mujer. "Lo que nos está faltando es tiempo. Si hubiésemos conseguido un corazón antes, nada de esto estaría pasando", sostuvo.

La operación.
El 2008 ha sido un año complicado para Fati (31). Durante su segundo embarazo -tiene un hijo de 11 años y una niña de 10 meses-, se le diagnosticó una insuficiencia cardíaca de rápida evolución que obligó a una cesárea y a un tratamiento intensivo para apoyar su contractilidad cardíaca. A lo largo de todo este año ingresó numerosas veces al CTI de Rocha y fue colocada en lista de espera para un trasplante de corazón en los primeros días de julio.



http://www.elpais.com.uy/08/10/15/pnacio_375718.asp


Ojalá que a pesar de lo difícil del pedido, ese corazón llegue…

8 ohmmm:

LAdriana dijo...

si, ojalá que llegue.
gracias por compartir esto, a mi tupper hay cosas que no llegan...

Besos

¡¡cómo rompen!! dijo...

¡¡Dios permita que lo logre!!

Ana dijo...

Ojalá llegue...
Beso grande nena!

francisca dijo...

Fallecio.Parece mentira que en pleno siglo XXI todavia haya que hacer campañas para que la gente tome conciencia y practique lo que tanto habla.Esta lleno de iglesias y creyentes.Pero no veo caridad ni compasion.Hay mucha letra...
Ojala alguien piense en los hijos y HAGA ALGO.
Me anoto si sabes de algo al respecto.
Saludos

De Lirium soy dijo...

Terrible noticia. Hay que pensar que seguramente llegará, no?. Un beso.

Hagamos Ohm dijo...

Francisca, ni bien vi tu mensaje me fui a fijar en el diario y definitivamente pasó :S

Hoy en el programa de Victoria Rodríguez se habló mucho del tema, por lo menos a mi me quedaron un montón de cosas claras en cuanto a la donación de órganos.

francisca dijo...

La muerte de alguien siempre es un regalo para que otro pueda aprender algo.Siempre que alguien muere creo que debemos dar gracias por tanto como tenemos y casi nunca valoramos.
Yo tengo 2 hijos,sera por eso que la muerte de Fati me llego.
A veces una se mira tanto el ombligo y se olvida de mirar alrededor!
Besos

Ernestina dijo...

no veo las horas de cumplir 21 y poder tener mi carnet de donadora de organos :).
esperemos que llegue!