viernes, 6 de junio de 2008

Nada es más fuerte que el viento


Dicen que hace muchísimo tiempo a los árboles no se les caían las hojas Y sucedió que un anciano iba vagando por el mundo desde joven, su propósito era conocerlo todo. Al final estaba muy pero que muy cansado de subir y bajar montañas atravesar ríos, praderas y andar y andar

De manera que decidió subir a la más alta montaña del mundo, desde donde, quizás, podría ver y conocerlo todo antes de morir.

Lo malo es que la montaña era tan alta que para llegar a la cumbre había que atravesar las nubes y subir más alto que ellas. Tan alta que casi podía tocar la luna con la mano extendida.

Pero al llegar a lo más alto, comprobó que solo podía distinguir un mar de nubes por debajo suyo y no el mundo que deseaba conocer.

Resignado decidió descansar un poco antes de continuar con su viaje.

Siguió andando hasta que encontró un árbol gigantesco. Al sentarse a su gran sombra no pudo menos que exclamar:

—¡Los dioses deben protegerte, pues ni la ventisca ni el huracán han podido abatir tu grandioso tronco ni arrancar una sola de tus hojas!

—Ni mucho menos, —contestó el árbol sacudiendo sus ramas con altivez y produciendo un gran escándalo con el sonido de sus hojas—, el maligno viento no es amigo de nadie, ni perdona a nadie, lo que ocurre es que yo soy más fuerte y hermoso. El viento se detiene asustado ante mí, no sea que me enfade con él y lo castigue, sabe bien que nada puede contra mí.

El anciano se levantó y se marchó, indignado de que algo tan bello pudiese ser tan necio como lo era ese árbol.

Al rato el cielo se oscureció y la tierra parecía temblar

Apareció el viento en persona:

—¿Qué tal arbolito? —rugió el viento—, así que no soy lo bastante potente para ti, y te tengo miedo? ¡Ja, ja, ja!

Al sonido de su risa todos los arboles del bosque se inclinaron atemorizados.

—Has de saber que si hasta ahora te he dejado en paz ha sido porque das sombra y cobijo al caminante, ¿No lo sabías?

—No, no lo sabía.

—Pues mañana a la luz del sol tendrás tu castigo, para que todos vean lo que les ocurre a los soberbios, ingratos y necios.

—Perdón, ten piedad, no lo haré más.

—¡Ja, ja, ja, de eso estoy seguro, ja, ja ja!

Mientras transcurría la noche el árbol meditaba sobre la terrible venganza del viento. Hasta que se le ocurrió un remedio que quizás le permitiese sobrevivir a la cólera del viento.
Se despojó de todas sus hojas y flores. De manera que a la salida del sol, en vez de un árbol magnífico, rey de los bosques, el viento encontró un miserable tronco, mutilado y desnudo.

Al verlo, el viento se echó a reir, cuando pudo parar le dijo así al árbol:

—En verdad que ahora ofreces un espectáculo triste y grotesco. Yo no hubiese sido tan cruel, que mayor venganza para el orgullo que la que tu mismo te has infringido, de ahora en adelante, todos los años tu y tus descendientes, que no quisisteis inclinaros ante mi, recuperarás esta facha, para que nunca olvidéis que no se debe ser necio y orgulloso.

Por eso los descendientes de aquel antiguo árbol pierden las hojas en otoño. Para que nunca olviden que nada es más fuerte que el viento.

7 ohmmm:

Anónimo dijo...

Que lindo cuentito Grace !!!

Y que verdad que dice..

Me acorde que esa foto creo que la use alguna vez.. cuando no era fotografa frustrada aun jijij..

Besos..

Luola..

P.D.. ayer te reenvie el mail.. te llego? :S

Ana dijo...

Que lindo Vicky! Eso lo escribiste vos?

Hagamos Ohm dijo...

Luola:

Sí, ahora sí me llegó el mail, me había llegado vacío!

Ana:

No lo escribí yo, es una "leyenda tibetana", sobre "la soberbia" =)

Daniel dijo...

Está espectacular.
No puedo evitar la relación bíblica de "te comiste la manzana, tu y todos tus hijos llevaran el pecado original".
Puajj.
Tan soberbio el árbol.
Tan soberbio el viento.
La historia tal cual es.
En la guerra de las soberbias, la piedad, el perdón no existe.
Sé que no quisieron transmitir eso, pero es lo que me llega.
El árbol merecía una "second chance" y sus semillas no deberían ser malditas.
Su acción de despojarse, de arrepentirse, de renunciar a su soberbia, merecía ser premiada.
Una visión nada más.

Akasha dijo...

Me gusto mucho, lo guarde en una carpetita donde pongo de todo. Gracias!

Haciendo Catarsis dijo...

Me gustò !!

Aunque me pareciò raro que se dejò de lado al hombre.. que era con quièn habìa empezado la historia.. pero me gustò porque no me esperaba ese final :)

Me olvidè del mail :P

Es que gracias a dios ando a full con el otro trabajo ;)


Y sigo mi dicha :D


Meses que no lo digo, y creo que no es necesario... pero te quiero mucho!! no lo olvides !


Besotes

Hagamos Ohm dijo...

Daniel:

Me gustó tu punto de vista, es otra forma de verlo.
(aunque no soy partidaria de las segundas oportunidades, por eso quizás ni se me ocurrió, jaja).

Akasha:

Por nada!! me alegro que te guste, aunque no lo escribí yo...

Catita:

Yo también esperaba otro final, por eso lo subí, porque no era tan obvio como podría haber sido.

Me alegro que estes a full con el laburo, no lo descuides que ese es terrible laburo!!

Y yo hace meses también que no te lo digo, pero sé que lo sabes =) te quiero, loquita!