domingo, 25 de mayo de 2008

Perejiles

(extraje del diario "El País" esta nota, muy fuerte)


De lunch en lunch. Se hacen pasar por periodistas pero graban notas sin casete y si no hay comida se van Hacen la zafra en la Rural del Prado Una película documental los muestra in fraganti | Algunos "actores" no pudieron entrar el viernes al estreno


En cada evento con lunch organizado para los medios, aparecen unas 10 a 25 personas que se repiten desde hace años. Por lo general, no hacen notas ni filman: llegan, comen, toman y se van. Son los perejiles, una subcategoría de colados.

En su mayoría son hombres mayores, de aspecto prolijo pero humilde. Hay alguna mujer y algún joven, pero su presencia es casi nula. Son muy cordiales. Saludan al llegar, escuchan las declaraciones de las autoridades del evento de turno con atención y esperan, en lugares estratégicos, la llegada del brindis.

Desde hace unos cuantos años, la gente de los medios les llama "perejiles": porque están en todas las comidas.

"Mañana hay cuatro lanzamientos", le dice a González uno de los perejiles. Pablo es ciego y especialista en el arte de colarse, por eso tiene claro que saber organizarse y jerarquizar es fundamental para disfrutar todos los agasajos de alto nivel que ofrece la Expo Prado.
Para ellos "es como la fiesta de fin de año", explica el camarógrafo Ruben Pechi, uno de los ocho entrevistados en el documental.
Una vez, por ejemplo, Pablo entrevistó durante 10 minutos a Pedro Bordaberry cuando era ministro de Turismo, sin casete en la grabadora.

González se hizo pasar por perejil y fue aceptado por el grupo, que vio como positivo el ingreso de un joven con cámara. Lo invitaban a sus reuniones y llamaban para pasarle la agenda de actividades, siempre con gastronomía incluida.

El camarógrafo Ruben Pechi cuenta que en un evento en que no había qué comer, le dice a un colega fuerte para que Pablo pueda oír. "Agarrá empanadas que están calentitas". El perejil, que es ciego, enseguida manoteó la mesa.

Perejil de velorio

Hasta hace un tiempo, además del perejil clásico que recorre eventos en busca de un canapé o hasta de una tira de asado, existía un tipo menos ambicioso pero más atrevido: el perejil de velorio.
Las cantinas de las casas fúnebres otorgaban a modo de servicio extra, café gratuito durante toda la noche para los deudos: familiares, amigos y conocidos del difunto. Sin embargo, los mozos comenzaron a identificar caras que se repetían con cierta asiduidad y que después de tomar unas tazas de café, se retiraban. Había quienes incluso leían los avisos fúnebres de los diarios para preguntar la sala donde estaban velando a Fulano de Tal y disimular un poco más.
Perejiles será presentado en festivales internacionales y luego se verá la posibilidad de proyectarla en el circuito de cine comercial.




nota completa:
http://www.elpais.com.uy/08/05/25/pciuda_348471.asp


Hay que ser muerto de hambre y medio enfermito, eh? :S

8 ohmmm:

Gioconda dijo...

Sì, la verdad. Lo de los eventos tiene su cuota de cholules tambièn pero ir a tomar tomar cafè a un velorio!
Que muertos de hambre!

Lindo blog, gracias por pasar por el mìo.

Saludos

Blus dijo...

A mi también me pareció muy bizarro lo de los velorios, seguro que hasta iban y le daban el pésame a los familiares! :S

Saludos!

Haciendo Catarsis dijo...

La verdad que me reí mucho, lo de los periodistas ta, pero los velorios por café? o sea, sale un peso el sobrecito y agua caliente hay en todas las estaciones de servicio! de no creer!!...

sin duda, hay que estar al pedo eh!.. yo estoy al pedo pero lo que menos se me ocurre es salir a manguear comida jaja.. todo menos comida! :P


Beso grande

Akasha dijo...

A mi me parece divertido que alguien sea tan "inteligente" como para hacer algo asi.

Ok, ok, es super rata. Pero decime si no es bien ingenioso?!

Meryl dijo...

ja,ja!!
Lo de los eventos es conocido, pero lo de los velorios es lo menos... además es un trabajo en horarios raros, porque ¡hay que tener ganas de ír a rapiñar un cafecito a una sala velatoria un miercoles a las 4 am!
Una vez conocí a un flaco que se colaba a fiestas sin estar invitado.
Saludos...

Atrapando Nubes.. dijo...

JAJAJAJA

a mi me causo risa la nota eh..

siempre fue asi.. quien no entro a un casamiento o cumple de 15 de colado??? (bueno yo no asi queno puedo decir mucho jaja)..

Hay gente para todo amiguis..

Te pusiste a escuchar cara B y te dormiste??? jiji..

Tq.. Luola

Hagamos Ohm dijo...

Gioconda: Sí, en la nota dice lo de la cholulez, pero lo del café!! jaja, si te dieran masitas todavía ¬¬

Blus: Sin duda! me los imagino diciendo "yo era amigo de la infancia".

Catarsis: Jajaja, pensé igual, lo del peso del café. Con lo que gastan en bus, se toman unos cuantos en su casa, jaja

Akasha: Si, estamos de acuerdo, son ingeniosos, porque demoraron en avivarse de que se re colaban!

Meryl: Yo al revés, sabía lo de los velorios, esto de los eventos es nuevo para mí.

Nubeluz: Seguro que si te digo "vamos a colarnos a X lugar" vas encantada conmigo, jajaja =P
(y no me quedé escuchando el disco, me fui al gimnasio a bajar la pizza que me comí este fin de semana, =P)

pelado1961 dijo...

Mmmm...creo que todos los que hemos comentado (me incluyo) provenimos de una clase social donde hay un plato de comida en la mesa todos los días.

Desde esa óptica, es sin duda "garronero" y "bizarro" lo que esta gente hace.

Yo también pensaba así, hasta que (dos décadas atrás) vi gente en el enorme hall de un banco oficial, personas sentadas sin hacer ningún trámite pero que pasaban la tarde allí.

Cuando le pregunté a los empleados, me lo aclararon: en el edificio había calefacción y se servía café al público.
En pleno invierno, eso hacía la diferencia para algunas personas.

Y si los empleados veían algún "habitué" que estaba en las últimas, se encargaban de hacerle llegar algún refuerzo o algunas galletas.

Ojalá nunca estemos en esa situación y siempre lo veamos como cosa "de risa".