miércoles, 30 de abril de 2008

Desechos al tacho


Es insólito. Cuando pensás que ya te dejaste de sorprender: “chan”. Hay algo que te demuestra que no.

Y es que la gente se desubica. Pero no sabes si es la gente o vos, a esta altura.

Porque en un día te llegan 2 sms hablando de la “inmortalidad del cangrejo” (tu viejo que está internado hace 2 semanas, en estado delicado, que reviente...si total a ella no le importa, verdad?).

Y te salta una ventana en el msn de una persona que consideras “amiga”, y te deja hablando sola y pagando (porque obvio, hay cosas que son más importantes que poner el oído después de que vos lo hiciste por mucho tiempo).

Rematando con un mail de “hasta la vista”... (que te garúe finito...).

Pero por si eso fuera poco, al rato te salta otra ventana naranja, con zumbidos y chirimbolos, y vos pensás “que bueno hablar con esta persona después de tanto tiempo”. ¿Y para que te hablan? Para pedirte un número de celular, con un monólogo de 4 carillas, donde no pasas un dato, y el final es “bueno, me voy a comer, un beso” (releo la charla y me doy cuenta que no hubo ni un “como estás vos?”).

Recordas la frase que dice “los amigos son la familia que uno elige”. Y te decís “que elección de mierda que hiciste en un momento de tu vida”.

Por suerte, existe el plan re cambio.

2 ohmmm:

Viviana dijo...

Es asi amiga..

La gente nos sorprende dia a dia..

Perooo todas son enseñanzas de vida..

Besoooooooo

Hagamos Ohm dijo...

Sí, amiga. Ya estamos curtidas! Si sabremos vos y yo, eh?